¿Respeto? ¿Tolerancia?


No toda opinión es respetable y no toda posición merece tolerancia. Sé que estamos en tiempos donde lo políticamente correcto, aunque sea absurdo, es la norma a seguir a la hora de fijar posición, lo que ha hecho que mucho material de opinión que solía publicarse, sea cada vez más raro de encontrar. De tanto buscar quedar bien con todos, no terminan por gustarle a nadie. Es el precio de ser tibio.
¿Por qué debería respetar toda opinión? No todas son aceptables ni respetables. Si alguien viene y me dice que en su opinión, las personas no deberían quejarse de que te discriminen por tu color de piel o religión, ¿debo agachar la cabeza y decir "respeto tu opinión pero no la comparto"? Pues no, ni lo respeto ni lo comparto. Así como tampoco puedo respetar a quien considere que saquear está bien o que no importa si robas un hospital de niños, siempre y cuando no se mueran tantos y nadie te vea. No quiero ser educado con opiniones que causen daño a la gente.
Tampoco se puede practicar la tolerancia absoluta. Yo puedo tolerar que unos santeros hagan sus rituales en su casa. Puedo tolerar la conducta sexual de mis compañeros de trabajo. Puedo tolerar que mis familiares tengan posiciones política distintas a las mías. Se puede tolerar pero no todo. No hay nada absoluto en estos temas y más cuando se pueden tocar los límites del respeto a la integridad ajena.
En la década pasada, los pedófilos y neonazis de Suecia intentaron acogerse en la Ley de la Libertad de Expresión para justificar la pornografía infantil y la violencia racial. Obviamente fue rechazado y sirvió para exponer a algunos de ellos. Por cosas del sistema judicial, el asunto derivó en que se condenase la práctica, la acción, y no la opinión. Es decir, se puede ser admirador de todas las ideas del Tercer Reich, pero sin que eso llegue a agresión física o verbal a un tercero. ¿Pero cómo puedo yo llegar a sentir respeto por estas personas? Simplemente no puedo, me dan nauseas, solo quiero verlos encerrados por el resto de sus vidas por traer tanto odio y maldad a este mundo. Sé que hay males peores. Sé que hay gente que hace cosas mucho peores. 
Pero vamos, eso de la tolerancia me sigue pareciendo una palabra muy bonita pero sumamente engañosa. ¿Qué hacer entonces con las posiciones que ponen en riesgo a la propia libertad de expresión, la vida, la salud y los derechos humanos en general? Aquí tendríamos que revisar casos de culturas como la de Arabia Saudita, donde cualquier ateo puede ser condenado a muerte y las mujeres pueden ser maltratadas, ocultadas y asesinadas libremente por sus maridos? ¿es correcto tolerar eso? ¿o solo podemos penalizarlo si ocurre dentro de nuestras fronteras occidentales? ¿lo respetamos y no lo compartimos para seguir siendo políticamente correctos? ¿debo respetar que se hagan estatuas a tiranos? ¿esos mismos tiranos tolerarán si me orino en ellas y les hago un decorado con spray como símbolo de protesta?
Como ves, aunque te suene duro, la tolerancia y el respeto no son absolutos. Puedes respetar y tolerar la mayoría de las opiniones y conductas ajenas pero no todas.  Llegaríamos a ser una sociedad sumisa y con grave dificultades de convivencia y respeto al bien común.