Navigation Menu

Nuestro legado


Dejar un legado es dejar una idea, una inspiración, una enseñanza. Es marcar una huella entre quienes sepan o no de ti. Es trascender para conectarnos por siempre.
Esto surge de las típicas conversaciones cuando el ron ya va palo abajo en la botella y en alza en las neuronas. Hablábamos de lo que dejaríamos en herencia si simplemente desapareciéramos yéndonos del país o muriendo, ¿qué tendrían nuestros seres queridos de nosotros? ¿Dinero? ¿libros? ¿deudas? ¿recuerdos?, y por supuesto, surgió el temor a morirnos sin tener hijos, o tener más de uno y el inevitable debate sobre si un hijo es un legado. En mi opinión un legado no puede ser tener un hijo. Ese hijo tendrá sus propias ideas, su propia vida. Tal vez ese hijo haga mucho invente la cura definitiva para el cáncer. Tal vez se convierta en un vago piedrero. Es impredecible, por eso no es un legado, su esencia humana no está en mis manos. Tampoco quiero que sea como plantar un árbol. ¿Y si ese árbol un día se derrumba y cae encima de alguien? o sus raíces rompen tuberías o sus ramas acaban con el techo de un carro? Un árbol puede dar oxígeno y muerte dependiendo de los azares del destino. 
En cambio las ideas sí. Son conceptos, son valores. Son construcciones mentales que pueden mantenerse firmes y trascender. Pueden servir de base para un nuevo modelo social o económico, una patente, un invento revolucionario, un avance en las ciencias, los cimientos de la estabilidad económica o psicosocial de una familia, y mantenerse incólumes a lo largo de los años.Una herencia relevante puede valuarse en monedas o en el recuerdo que tus actos dejen por generaciones ,convirtiéndote en una referencia. 
El legado es intransferible, yo no quiero endosarle la responsabilidad de mis actos a mis hijos y dejarles a ellos la tarea de trascender por mi, por el apellido o lo que sea. Me niego rotundamente que mi más significativo aporte a la humanidad sea mi ADN, que mi máxima obra esté condicionada en buena parte, al azar de las circunstancias ajenas. "Nuestro legado somos nosotros mismos" decía Frank Underwood y es cierto, tu aporte es tu sola humanidad, lo que hayas hecho con tu vida. Lo que puedas impactar en la vida de los demás. Has que tu legado valga la pena, porque ¿para qué es esta vida sino es para hacer cosas memorables?